Ojear... hojear

Ojear... hojear

Donde se propone una bibliografía errática, sin criterio, un mirar sin plano. Por una vez, la letra ilustrará la imagen. Acabado hace tiempo el siglo del cine, y cuando un mismo dispositivo se emplea para ver y para leer, se escoge (de manera sesgada, por supuesto) un corpus de textos que afrontan el vertiginoso despliegue de cronologías e inclinaciones. Así, encontrará teóricos stricto sensu, cineastas que reflexionan sobre su oficio, diarios de actores, o metecos que escriben de cine. Ah, un consejo, hagan de cada mirada un lugar privilegiado.

Por Jesús Alonso

Selección PASAJES



Para mejorar la navegación y los servicios que prestamos utilizamos cookies propias y de terceros. Entendemos que si continúa navegando acepta su uso.
Infórmese aquí  aceptar cookies.