La velada en Benicarló

La velada en Benicarló

Azaña, Manuel

Editorial Edhasa
Colección Edhasa Literaria
Lugar de edición Barcelona
Fecha de edición marzo 2017 · Edición nº 1

Idioma español

EAN 9788435011280
256 páginas
Libro Dimensiones 145 mm x 230 mm


valoración
(0 comentarios)



P.V.P.  19,50 €

Sin ejemplares (se puede encargar)

Resumen del libro

Diálogo de la guerra de España.

La velada en Benicarló es, además de un libro de historia, una crónica de la guerra civil y el testamento político de Azaña. En ella el autor mantendrá los postulados que forman las bases de su concepción moral de la política y de su actitud intelectual: en definitiva, su concepto de la política como algo "razonable", su idea del Estado como motor de la reforma civilizadora y su devoción constante por la libertad. Ante el fracaso de la República, Azaña reflexiona sobre sus principios liberales y la realidad que los niega pese al choque entre idea y sociedad mantendrá su fe en la primera, pues la considera "verdad" moral de carácter universal, que no pierde su vigencia aunque en un momento histórico, en una determinada sociedad (en su caso, la española de 1936), fracase eventualmente.

Pese a sus humanas limitaciones, a sus errores o a su irremediable subjetivismo, La velada en Bernicarló es la mejor obra de Azaña y, sin duda, una de las obras más importantes del pensamiento político español. Cumple así dos importantes objetivos por un lado, su valor es inmenso para que las generaciones actuales comprendan mejor la guerra y la República y, por otro, refleja de modo meridiano la real dimensión de su autor: el hombre de razón, el liberal insobornable que ni en los momentos más duros de su vida perdió su amor a España y a la libertad. Y hoy, está más vigente que nunca.

Biografía del autor

Manuel Azaña Díaz (1880-1940) fue Letrado del Ministerio de Gracia y Justicia además de periodista, escritor y político por vocación intelectual. Con su cuñado Cipriano Rivas Cherif publicó una revista literaria, La Pluma (1920); poco después, tradujo del francés y del inglés a importantes escritores y desarrolló su breve carrera literaria. En 1931 la República le hizo ministro de la Guerra y muy pronto, jefe de gobierno. En abril de 1936, tras la victoria del Frente Popular, Azaña fue votado para la Presidencia como la figura más relevante de la izquierda reformista. El 3 de noviembre de 1940 murió exiliado en la ciudad francesa de Montauban, donde está enterrado.




Para mejorar la navegación y los servicios que prestamos utilizamos cookies propias y de terceros. Entendemos que si continúa navegando acepta su uso.
Infórmese aquí  aceptar cookies.