Francisco de Mendoza

Un almirante por los caminos de Europa (1596)

Francisco de Mendoza

Espíldora García, África

Editorial Miraguano
Colección Viajes y costumbres
Fecha de edición septiembre 2020 · Edición nº 1

Idioma español

EAN 9788478134922
168 páginas
Libro encuadernado en tapa blanda con solapas
Dimensiones 170 mm x 240 mm


valoración
(0 comentarios)



P.V.P.  19,00 €

Disponibilidad inmediata (en stock)

Resumen del libro

El 10 julio de 1596, Francisco de Mendoza, almirante de Aragón, dejaba Gante para dirigirse a la corte del Sacro Imperio, entonces asentada en Praga.
Lo hacía siguiendo las instrucciones del rey Felipe II y del archiduque Alberto de Austria, nuevo gobernador de Flandes, de quien era mayordomo mayor.
Su cometido consistía en presentarse ante el emperador Rodolfo II y otras destacadas personalidades, para comunicarles formalmente la toma de posesión de estos territorios por parte del archiduque; aunque a las iniciales visitas de cortesía se irían sumando otros objetivos de gran relevancia política.
Esta embajada diplomática se encuentra recogida en un manuscrito inédito -cuyo autor fue con toda probabilidad el propio Francisco de Mendoza- que ahora presentamos al lector.
Redactado a modo de diario de viaje y sembrado de reflexiones personales del protagonista, nos sumerge en la Europa de finales del siglo XVI.
Sobre un telón de fondo de guerra, diplomacia y controversias religiosas, acompañaremos al almirante a través de un relato en el que la realidad se entrelaza con lo legendario.
Entraremos en iglesias y monasterios siguiéndole en su incansable acopio de reliquias locales.
Visitaremos la judería de Fráncfort, el arsenal de Núremberg o la tumba de Jean Zisca.
Escucharemos el relato de leyendas cuyo eco ha llegado hasta nuestros días: la columna derribada por el diablo en Tréveris, la Santa Cruz del Milagro de Maguncia o la Torre de los ratones de Bingen.
Y asistiremos como testigos privilegiados a sus conversaciones con relevantes personajes de la época: el conde Peter Ernest Mansfeld, el arzobispo y elector Wolfgang von Darlberg, el príncipe-obispo Julius Echter von Mespelbrunn o el embajador Guillén de San Clemente.
El tiempo y las personas pasan, pero los lugares permanecen.
Esperamos que disfruten de la magia de la persistencia del pasado en el presente.



Para mejorar la navegación y los servicios que prestamos utilizamos cookies propias y de terceros. Entendemos que si continúa navegando acepta su uso.
Infórmese aquí  aceptar cookies.