El arma de las letras

Ensayos literarios

El arma de las letras

Azaña, Manuel

Editorial Reino de Cordelia
Colección Literatura Reino de Cordelia, Número 0
Lugar de edición Madrid, España
Fecha de edición marzo 2018 · Edición nº 1

Idioma español

EAN 9788416968367
336 páginas
Libro Dimensiones 130 mm x 200 mm


valoración
(0 comentarios)



P.V.P.  18,95 €

Sin ejemplares (se puede encargar)

Resumen del libro

En 1933, cuando era primer ministro de la República española, Manuel Azaña declaró al periodista norteamericano John Gunther: «Soy un intelectual, un liberal y un burgués. Su valentía al declararse intelectual ante sus adversarios políticos, generalmente poco sensibles al hecho cultural, no entraña excesivo mérito, porque siempre se distinguió públicamente como crítico literario y escritor. Escribió desde muy joven y desde siempre su estilo se caracterizó por lo satírico e irónico. Este cuarto tomó que cierra la antología de textos de Azaña coordinada por José Esteban, indaga en sus creaciones literarias y periodísticas, imprescindibles para comprender su ideario político, que se forjó entre libros y conversaciones intelectuales, que en muchos casos tuvieron como escenario el Ateneo de Madrid, institución que presidió y a la que se sintió siempre muy ligado. Aunque la verdadera vocación de Azaña fue la política, Juan Marichal dejó bien claro que «la literatura fue, en Azaña, el medio de hacerse a sí mismo pensando en las necesidades de España.

Biografía del autor

Manuel Azaña Díaz (1880-1940) fue Letrado del Ministerio de Gracia y Justicia además de periodista, escritor y político por vocación intelectual. Con su cuñado Cipriano Rivas Cherif publicó una revista literaria, La Pluma (1920); poco después, tradujo del francés y del inglés a importantes escritores y desarrolló su breve carrera literaria. En 1931 la República le hizo ministro de la Guerra y muy pronto, jefe de gobierno. En abril de 1936, tras la victoria del Frente Popular, Azaña fue votado para la Presidencia como la figura más relevante de la izquierda reformista. El 3 de noviembre de 1940 murió exiliado en la ciudad francesa de Montauban, donde está enterrado.




Para mejorar la navegación y los servicios que prestamos utilizamos cookies propias y de terceros. Entendemos que si continúa navegando acepta su uso.
Infórmese aquí  aceptar cookies.