Nueva gramática de la lengua española: Morfología y Sintaxis (Estuche 2 Vols.)

Nueva gramática de la lengua española: Morfología y Sintaxis (Estuche 2 Vols.)

Real Academia Española

Editorial Espasa
Colección NUEVAS OBRAS REAL ACADEMIA, Número 0
Fecha de edición diciembre 2009

Idioma español

EAN 9788467032079
4032 páginas
Libro encuadernado en tapa dura
Dimensiones 170 mm x 250 mm


valoración
(0 comentarios)



P.V.P.  120,00 €

Pendiente de recibir (pedido en curso)

Resumen del libro

La Nueva gramática de la lengua española es la primera gramática académica desde 1931. El académico Ignacio Bosque es el ponente de una obra que es el resultado de once años de trabajo de las veintidós academias de la lengua y que ofrece una descripción pormenorizada de la lengua española y una valoración normativa de sus usos en las diversas variedades lingüísticas. Para su elaboración se ha contado con más de un centenar de asesores y expertos americanos y europeos.

La Nueva gramática se plantea como objetivos describir las construcciones gramaticales propias del español general, así como reflejar adecuadamente las variantes fónicas, morfológicas y sintácticas; ofrecer recomendaciones de carácter normativo, y ser obra de referencia para el conocimiento y la enseñanza de la lengua española.

La Nueva gramática de la lengua española pretende ofrecer un mapa del español en todo el mundo y se caracteriza por ser una obra colectiva, pues ha sido elaborada por las veintidós academias de la lengua; panhispánica, ya que refleja la unidad y la diversidad del español, y muestra el español de todas las áreas lingüísticas con sus variantes geográficas y sociales; descriptiva, porque expone las pautas que conforman la estructura del idioma y analiza de forma pormenorizada las propiedades de cada construcción; normativa, puesto que recomienda unos usos y desaconseja otros; sintética, pues presenta una síntesis de los estudios clásicos y modernos sobre la gramática del español, conjugando así tradición y novedad; práctica, ya que fija un punto de referencia para estudiantes y profesores del español en diversos niveles académicos.

La obra contiene cerca de cuatro mil páginas, agrupadas en cuarenta y ocho capítulos que se articulan en tres partes fundamentales: «Cuestiones generales, donde se describen las partes de la gramática, las relaciones entre ellas y las unidades fundamentales del análisis gramatical; «Morfología, donde se analiza la estructura interna de las palabras; y «Sintaxis, donde se estudia la forma en que se ordenan y combinan las palabras. Cuenta, además, con un índice de materias y voces.

La Nueva gramática se apoya en un amplio repertorio de textos de muy diversa índole (literarios, ensayísticos, científicos, periodísticos y orales), del que proceden la gran mayoría de sus más de cuarenta mil ejemplos. La nómina de textos citados, procedentes de todas las épocas y áreas del mundo hispánico, es una de las más extensas de cuantas se hayan usado en un estudio lingüístico sobre el español.
La Nueva gramática de la lengua española se presentó oficialmente el 10 de diciembre de 2009 en Madrid, en un acto presidido por los reyes y con la presencia de todos los directores de las academias americanas. En 2010 recibió el Premio Internacional Don Quijote de la Mancha.

Biografía del autor

La Real Academia Española (RAE) se creó en Madrid en 1713, por iniciativa de Juan Manuel Fernández Pacheco (1650- 725), octavo marqués de Villena, quien fue también su primer director. Tras algunas reuniones preparatorias realizadas en el mes de junio, el 6 de julio de ese mismo año se celebró, en la casa del fundador, la primera sesión oficial de la nueva corporación, tal como se recoge en el primer libro de actas, iniciado el 3 de agosto de 1713. En estas primeras semanas de andadura, la RAE estaba formada por once miembros de número, algunos de ellos vinculados al movimiento de los novatores. Más adelante, el 3 de octubre de 1714, quedó aprobada oficialmente su constitución mediante una real cédula del rey Felipe V.En 1715, después de considerar una serie de propuestas para decidir su lema, la institución, en «una votación secreta, eligió el actual: un crisol en el fuego con la leyenda Limpia, fija y da esplendor, según señala Alonso Zamora Vicente en su Historia de la Real Academia Española (1999). Para conocer mejor la historia general de la RAE, además del citado libro de Zamora Vicente, se recomienda la consulta del Catálogo de la exposición del tricentenario (2013) x{0026}#x02014;coordinado por los académicos Carmen Iglesias y José Manuel Sánchez Ronx{0026}#x02014; y La Real Academia Española. Vida e historia (2014), de Víctor García de la Concha, director honorario de la corporación desde 2010.La RAE, cuyo principal precedente y modelo fue la Academia Francesa fundada por el cardenal Richelieu en 1635, se marcó como objetivo esencial desde su creación la elaboración de un diccionario de la lengua castellana, «el más copioso que pudiera hacerse. Ese propósito se hizo realidad con la publicación del Diccionario de autoridades, editado en seis volúmenes, entre 1726 y 1739, y en cuyos preliminares se incluye una sucinta historia de la corporación.
En 1715 la Academia, que en sus inicios contaba con veinticuatro miembros, aprobó sus primeros estatutos, a los que siguieron los de 1848, 1859, 1977 y 1993. La Orthographía apareció en 1741 y en 1771 se publicó la primera edición de la Gramática.A lo largo de sus trescientos años de historia, un total de veintinueve directores han regido los destinos de la RAE, aunque dos de ellos x{0026}#x02014;Ramón Menéndez Pidal y José María Pemánx{0026}#x02014; repitieron en su cargo en dos períodos diferentes de sus vidas.Instalada en su actual sede académica de la calle madrileña de Felipe IV desde 1894, la institución ha ido adaptando sus funciones a las exigencias y necesidades de la sociedad de su tiempo. Los estatutos vigentes, aprobados en 1993, establecen como objetivo fundamental de la Academia «velar por que la lengua española, en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes, no quiebre su esencial unidad. Este compromiso se ha plasmado en la denominada política lingüística panhispánica, compartida con las otras veintiuna corporaciones que forman parte de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), creada en México en 1951.




Para mejorar la navegación y los servicios que prestamos utilizamos cookies propias y de terceros. Entendemos que si continúa navegando acepta su uso.
Infórmese aquí  aceptar cookies.